miércoles, 10 de octubre de 2007

LA CONJETURA DE GOLDBACH

En 1742, un matemático llamado Christian Goldbach postuló una conjetura que no ha sido resuelta hasta el momento. Dijo, con evidente ánimo de joder al prójimo que todo número par superior a 2 es la suma de dos primos. Así 4 =2+2, 6=3+3, 8=5+3, 10=3+7 y así hasta el infinito, porque no se si sabéis que los primos son infinitos tal como demostró Euclídes en el siglo III antes de Cristo con un sistema de reducción al absurdo. Gilipolleces, eso lo había resuelto yo con menos coco viendo a una familia de gitanos que viven por mi casa. Se murió el patriarca y vinieron al funeral dos mil y todos decían de algún primo que no había podido venir, que les disculparan.

Andaba yo preocupado con el tema y llegué a la conclusión de que si el problema no está resuelto todavía es porque la alienada cabeza de los que practican teoría de números, algoritmos y esas vainas no son capaces de reducir al absurdo este problema. Sentéme, pedíme una vichy con hielo y limón y cuando las pizpiretas burbujas me incordiaban la nariz, di de inmediato con la solución. EUREKA. Trescientos años de jaquecas de los mejores cerebros del mundo y lo soluciono yo, sin boli, solo con una servilleta de papel mojada que usé de pañuelo. Por cierto, tengo que hablar con el nuevo ministro de sanidad a ver si prohibe de una vez las servilletas satinadas de los bares porque no recogen la humedad, la repelen. Hace unos día me tome una lata de mejillones en un tascucio y gasté todo el taco. Pensé que había conseguido limpiarme la grasilla naranja, pero al salir me gritó una señora desde un tercero…. ¡BUTANERO, súbeme dos!.


Quedamos a comer seis amigos, nos sentamos y decidimos pedir un kilo de gambas para picar y luego un segundo plato. Liborio y yo, que tenemos mucha cultura en general pero muy poca en particular, comenzamos una conversación inédita hasta el momento con un tema nunca antes discutido. Si al Alonso le putean en lo del maclaren y si va a ganar el mundial, que como que no. Gambita, traguito, gambita, traguito, cháchara, gambi…Coño si no quedan gambas. En mi plato había 4 cáscaras, en el de Liborio 5 como mucho y en los de los otros cuatro una montonera del carajo. Donde comen seis, que es par superior a dos, hay dos primos que se quedan in alvis, pero esto es extrapolable a chuletillas, paella, sangría, peladillas y hasta a la hora de comulgar que a los dos últimos les dan un dobladillo de ostia que si lo que buscan es comer el cuerpo de cristo, se tienen que conformar con una legaña.

En cierta ocasión anduve chingoloteando con una muchacha algo mayor que yo y bastante avanzada en lo que a asuntos sexuales se refiere. La chica, la verdad, estaba bastante bien y yo accedía gustoso a sus proposiciones. Una de sus fantasías era hacer una orgía con mucha gente. Sopesé la cuestión, se lo comenté a mi amigo Benito que salía con una francesa muy potable y dimos publicidad al asunto hasta que juntamos a 10 conocidos dispuestos. Iríamos con nuestras respectivas parejas al chalé que uno de ellos tenía en Colmenar de Oreja. Quedamos en que según llegáramos entraríamos en un vestidor, nos quedaríamos en ropa interior y pasaríamos a una sala llena de colchones donde solo había una tenue luz roja. Así lo hicimos. Cuando entré en el antro había una cierta animación. Botellas de Dubois y Gin Larios, hielos, cocacolas y vasos de plástico y cajas de condones por doquier. La verdad no distinguía mucho en la media penumbra. Me presentaron a todas y todos, empezó la música agarrada y enseguida llegó un tío alto y guapo que propuso a mi moza bailar y me apañó a su pareja para que hiciera lo mismo. Le agarré la cintura y enseguida supe que el cambio no me beneficiaba. Tenía unas lorzas que al tacto se me asemejaron al lomo adobado que compraba en la carnicería de la Dioni. Se arrimó y me pegó un morreo a traición que me supo a tequila y tabaco mentolado y me dejó la líbido tan pequeña y escondida que salí de la habitación, me vestí y me largué al pueblo a tomar una caña hasta que acabara el desmadre. Al poco rato entró Benito. Venía despavorido y tenía media cara blanca y media roja. Cuando se acercó note claramente la señal de una mano con el dedo índice debajo del ojo, el gordo en la nariz y la palma en la mejilla.

- ¿Qué te ha pasado, Benito?
- Vaya leche que me han dado.
- Pero, ¿Qué estabas haciendo?
- Estaba con una chica, fea de cojones, pero algo es algo cuando me dice, házmelo por detrás. La pongo a cuatro patas, le atino al agujero pequeño y cuando lanzo el cohete, se pone a gritar y me suelta una hostia. Me dice que vaya a dar por culo a mi madre. Vaya mierda de orgía. Total que me he arrugado y he salido pitando.
- ¿Y las chicas?
- Las chicas, bien, muy bien, atendidas por todos los lados.

Ni Benito ni yo supimos jamás de ellas. Otra vez se cumple mi teoría. 10 parejas igual a dos primos. Y así con todo. Dos mantis religiosas van a ligar, se encuentran con las hembras y después les comen la cabeza. Primos. En un grupo folclórico de bailes regionales, ¿quienes son los que no bailan pero tocan las castañuelas? Dos cojos. Primos. En una rifa se reparte un taco de papeletas por persona. ¿Quiénes son los que tienen que vender 25 tacos cada uno? Los últimos a los que se reparte. Primos. Tu moza se empeña en ir al estreno de harripoter, solo quedan dos entradas, las peores pero es el estreno. ¿Quién no ve la película y sale con una tortícolis espantosa? La prima y el primo. Y así sucesivamente.

Ya veis que fácil resulta demostrar teorías reduciéndolas a lo absurdo. Mandaré mi propuesta a la revista Stupid Resolutions of Mathematics y si me lo publican os invito a unas cañas.

3 comentarios:

cruzcampo dijo...

Jeje, buena historia!

Carmen dijo...

Me he reído tela con lo tuyo. Sobre todo porque me recuerda sospechosamente a las cosas que me pasan a mi, exceptuando la pasada de rosca de la orgía, claro está... y es que una es prima hasta para eso.

Gracias por pasarte por mi blog.

Te vincularé para tenerte a mano cuando siempre que el tiempo lo permita.

De prima a primo con todo cariño.

maría mariuki dijo...

Super divertido. Pues es gracioso que haya sido hace poco cuando han resuelto la paradoja. ¿O se trata de otro asunto? no lo sé, en matemáticas no es que ande muy versada. Bueno ni en matemáticas ni en nada si es de andar de lo que se trata.