lunes, 12 de enero de 2009

RELATO A TRES BANDAS. CIMBRAR; ESCANCIAR; TACTO

Este relato ni empieza ni termina aquí. Forma la segunda parte de un todo, un juego literario en el que nos hemos embarcado tres blogueros a los que nos gusta eso de escribir. Esta vez, nuestra mano inocente, Marcela -gracias por tu colaboración- nos facilitó 3 palabras, las sorteamos junto con los turnos y el resumen del partido fue el siguiente:

El blog de Tamara inicia el reto con "cimbrar" que pasa la historia al blog del Instigador que regatea y avanza en el relato con "escanciar". Termina su jugada con un pase directo a Avellaneda que con "tacto" marca el tanto en el minuto final.

Esperamos que os guste y disfruteis como lo hemos hecho nosotros ¿Acaso no es esto Web 2.0?





ESCANCIAR


- Lo firmaré con pluma o no habrá acuerdo, dijo Pedro.

El abogado con la camisa estampada de tinta hizo un gesto de fastidio y rebuscó en el cajón hasta que encontró una roja, de plástico y la punta sucia. Pedro la cogió y sonrió levemente cuando vio que era de propaganda de un sitio sospechoso.”El Edén del Placer”. La probó en una cuartilla marcando elipses hasta que la tinta fluyó sin interrupciones y, con la delicadeza de un oso, rubricó el acta de divorcio con una firma tosca de trazos desiguales, como si apuñalara el papel, mientras su cara permanecía impávida, la misma que tenía desde que vio aquella luz cegadora sobre la terraza.

- Todo tuyo, Carol. Te deseo que seas feliz.
- Creo que lo celebraré con el abogado,.. cuando se cambie de ropa.
- Cuídate de dar la talla, querida. Me temo que es muy exigente con las mujeres y le gustan las putas refinadas, dijo mientras tiraba la pluma roja a la papelera. Hasta nunca.

Pensó en irse al hotel y dormir un rato, pero se imaginó una langosta thermidor al lado de botella de blanco ossian 2006 y tomó un taxi hasta ese restaurante donde la preparan tan bien.

Llegó el camarero con el vino y le sirvió una muestra esperando la aprobación pero Pedro sabía por el limpio color topacio que estaba en su punto.

- No necesito probarlo. Por favor, escancia una copa generosa.
- ¿Escanciar desde lo alto, como la sidra?
- Escanciar significa servir vino en la mesa. Hazlo como quieras pero si pretendes tirarlo desde un metro de altura, avisa antes, que me retiro.

Tomó un bocado, sorbió un trago largo y se detuvo pensando en esa mañana.

Es curioso. Después de la firma la vi pletórica amarrada al brazo del letrado, se contoneaba ante mi como si quisiera darme celos ahora que ya no es nada, solo el recuerdo de un vino dulce en la boca que amarga al paso por la garganta. Nunca entendió que el amor y el fuego tienen los mismos componentes; calor, oxígeno y combustible. Si alguno de ellos no está presente el fuego se apaga y el amor se pudre hasta convertirse en un rescoldo que necesita un manguerazo que lo liquide. Carol me dio calor mientras el combustible de mi cuenta brotaba por la manguera de mi surtidor a cientos de galones , pero los negocios tienen ese componente en el que la mejor organización y el más perfecto plan se pueden torcer por el aliento insípido del azar o la incomprensible concatenación de cabronadas de un entorno que nunca dominas. ¿Acaso tengo yo la culpa de que la bolsa baje o los bancos quiebren?. Está feliz porque ha conseguido lo que quería, la casa de campo y el piso del centro, muebles y cuadros, pero me queda dinero en la cuenta y mi masserati. Y oxígeno, todo el oxígeno que me quitó en su posesiva relación, me dejó sin pulmones y pasé a respirar con las branquias de las angulas y el tiro de una chimenea con un picasso encima. Solo por eso, por recuperar mi libertad, ha merecido la pena.

Imaginó a Carol en la cama con el abogado y no sintió nada. Su cara seguía inmóvil y solo manifestaba un rictus de sorpresa cuando recordaba que esa mañana, recién duchado, salió a la terraza del ático y vio a menos de cien metros la fulgurante luz de una máquina silenciosa encima de su cabeza, y la misma sensación de paz que vivió durante aquella lipotimia.

Ya en el hotel, tumbado en el sofá, oyó que llamaban a la puerta.

- Servicio de habitaciones. Su whisky señor.
- Pero,.. yo nunca tomo whisky..

Fue entonces cuando levantó la cabeza y cerca del dormitorio, a través del ventanal que daba a la plaza, vio una luz inmensa, como si una gran ola al contraluz en un atardecer de verano fuera a arrollar la estancia.

Saltó de un brinco, abrió la puerta rápidamente y no encontró a nadie. En el suelo, una bandeja de plata y una nota color azul.

Para continuar leyendo...

17 comentarios:

Tamara dijo...

¡¡Eso es talento lidiando con ovnis, abogados casposos con ínfulas y pibones recauchutados!!
Sabía que tú podías con este reto y lo que te echen, que el Instigador es mucho Instigador. Y, sobre todo, es mucho talento como escritor.
Jajaja...qué bien me lo he pasado, querido amigo, qué aventura, qué orgullo compartirlo contigo y con Merche. ¿Repetimos? ¿Alguien se apunta?
Muchos besos, amigo.

Avellaneda dijo...

¡Ay que rapidillos sois poniendo comentarios leñe! :)
Instigador, has jugado muy bien con el relato y me brindaste ese pase abierto que me hizo poner mi cabeza a dar vueltas a qué es lo que le pasaría a Pedrito. ¿Sabes lo que más me gustó de tu relato? esa definición del Amor y el fuego.
A mi me ha encantado participar con vosotros en este juego y me encantaría repetir.

Un beso enorme!

SIB dijo...

Chico que derroche de imaginación teneis los tres...
Enhorabuena y a por la segunda¡¡
Besos.

Carmen dijo...

Desde luego... mira que no me gusta el peloteo insano, pero es que ¡coño que envidia me dais!

Voy corriendo a terminar la historia, que la cosa promete.

EL INSTIGADOR dijo...

Tamara: Avellaneda: ha sido un placer colaborar con vosotras. Repetiremos, Seguro.

Besos a las dos.

Sib: Me alegro de verte. Espero que te haya gustado. Imaginación, vaya, costó un poco, no creas.

Besos

Carmen: ha sido una experiencia interesante. Eso re recibir un relaro empezado y sorprendente, hincarle el diente y pasar la bola no me ha resultado fácil pero se hizo lo que se pudo.

Contamos contigo.

Besos

julio-entuinterior dijo...

Como ya he dicho a Tamara y Avellaneda, demostráis una gran inaginación y originalidad los tres

Enhorabuena

Encantado

d2 dijo...

Realmente interesante y curioso el experimento… Me gusta tu parte como siempre, pero me es complicado comentarlo porque esto es otra cosa… Un abrazo y gracias por darnos vuestro experimento.

Xiketä dijo...

No he podido evitar acabar de leerlo antes de comentarte, jejejje.
Como le he dicho a Avellaneda, os doy la enhorabuena porque ha estado genial el asunto.
Y te mando un besazooo!!!

Tormento dijo...

Con lo jodio que es crear algo, me resulta imposible pensar en llevar a cabo un proyecto así.

Me ha encantado, habéis conseguido empastar tres estilos sin que se note que son tres plumas diferentes salvo en ínfimos detalles... estoy realmente asombrada y os felicito a los tres, con reverencia y voltereta lateral.
Ole!!
Un beso.

EL INSTIGADOR dijo...

Julio-entuinterior: Un placer verte por aquí. Es solo un juego, entretenido, eso si.

Igualmente encantado.

D2: Si, un experimento curioso. Lo pasamos muy bien.

Suerte campeón.

Xiketä: Gracias por la enhorabuena múltiple.

Otro besazo para ti.

Tormento: No me vengas con esas. Hay que poner un poco de ilusión y pensar que es un juego. Un meme algo cabrón porque no depende solo de ti, pero muy divertido.

Besos

aliere dijo...

Hola Instigador, tal y como prometí dejo de espiar por la mirilla y me atrevo a comentar. Me ha gustado mucho la iniciativa, me parece muy original pero complicadísima a la vez. Siempre he admirado a los que podéis escribir relatos, yo soy más de mi pequeño diario, o me pasa a mí o a alguien de mi entorno o no me da la imaginación para mucho más.

Sobre la historia tengo que reconocer que llevo unos días tan espesita por la vuelta al trabajo que me la tuve que leer dos veces, porque había creído que el protagonista había tirado la pluma que no escribía en lugar de la roja del abogado, y claro, no me cuadraba el final. Después de releerla me ha venido el recuerdo de "Olvídate de mí", una de mis películas favoritas. ¿Quién querría deshacerse de unos recuerdos tan bonitos como son los primeros que tienes de una relación, por horrible que haya resultado el final? Yo prefiero guardarlos entre cristal para que no los estropee ni la persona con la que los creé y atesorarlos como un trocito de lo que pudo ser. Un beso y enhorabuena por tener uno de los blogs que me inspiran.

Marcela dijo...

¡Impresionante! los tres, ¡que maestría!
Les escancio una copa de vino por este relato de palabra exquisita y cimbreante y escrito con arrojo ignorante de tacto.
Instigador has cogido el relevo con infinita imaginación.
¡Genial!

mera dijo...

Las penas con langosta, masserati, y c.c. son menos, tambien pueden cimbrar, si se llevan con tacto. Un abrazo.

raindrop dijo...

Como le decía a Tamara, me lei de un tirón el relato completo y dejé el comentario en avellaneda.
Me ha gustado mucho ¡cómo os lo habéis currado y en tiempo récord!

Aunque jugáis en el mismo equipo, mira que os gusta poneros las cosas bien difíciles, eh?
Bueno, así queda el buen resultado que queda.

abrazos

EL INSTIGADOR dijo...

Aliere: me parece muy bien que te hayas atrevido a comentar. Esto es como todo. Atreverse y ponerse. El resto va saliendo, poco a poco.

Besos

Marcela: gracias por tu colaboración. Me alegra que te haya gustado.

Besos

Mera: es que me gustan mucho los masserati. Nada de lujo alemán. Prefiero el estilo italiano.

Abrazos.

Raindrop: colaborar es estupendo. Se corren riesgos pero ha sido todo un placer compartir la historia con estas damas.

Fuerte abrazo.

Zafferano dijo...

Vaya vaya! Qué idea tan genial. No es sencillo trabajar en equipo y menos a distancia, pero el resultado ha sido fantástico y si además ha servido de diversión, mejor que mejor. Ha quedado bien empastado, como los buenos coros.
Un besote belleza!

maría mariuki dijo...

Magnífica idea escribir en equipo!!!!!! espero que se repita la experiencia. El resultado es genial.