miércoles, 4 de febrero de 2009

UNA HISTORIETA DE 30 PAVOS



1. INTROITO.

El Instigador en un charco, tal pareciera que le han fumigado con gas mostaza. Entre brebajes, sabanas sobadas y quilos de celulosa asomó la cara más pálida que haya visto excepto cuando voy al sacamuelas y me imploró ayuda.

- Chutas, por tu padre, échame una mano que se me hunde el quiosco, que yo vivo de esto y llevo sin publicar dos semanas, la gente piensa que me he vendido al capital y voy a escribir en papel. Tengo que publicar urgentemente, antes de la desbandada.

- Mira, gil, tu vives del cuento, pero no de escribir, que sigues viviendo de tus padres. No has dado palo en tu vida y lo del blog es lo más laborioso que has hecho desde el cursillo de la primera comunión. No te meto porque estás chungo pero deja de desvariar o te enchufo una galla que te suenan los mocos a calderilla de céntimo.

- Eres mi salvador, chutas, escribe algo que aguante hasta que me recupere, te lo suplico, algo de tus vivencias, tus vicisitudes vitales..

Le di una mediahostia y espabiló al instante. Recuperó algo de color en la mitad izquierda de la cara, tomó un sorbo de una botella de jarabe que apestaba a coñac y me hizo señas para que me acercara.

- Como pongas tacos, te eviscero los cojones.
- 100 pavos.
- 10.
- 50.
- 30.
- Hecho.



2. UNA HISTORIETA DE 30 PAVOS.

La depresión ha dado paso a la desolación. Me fui de la obra porque el propietario venía por la noche a robar los materiales para que se los pagara el seguro. Si no llega a ser porque peligraba mi finiquito le hubiera partido en la crisma el último ladrillo, pero le he dejado un buen regalo. He instalado en la caseta a unos primos rumanos de Catón, un palmero que fue de Caracol y que como él ha cubierto bastantes géneros. Dieciséis de edades variadas más un galgo igual de flaco que la silueta de un folio, son suficientes para que el efecto llamada haga del solar un campamento en toda regla antes de que llegue el fin de mes. Con la luz de obra y dos puntos de agua, los quinientos metros, bien aprovechados, dan para una población de seiscientos y para desalojar eso, la bofia no tiene furgones suficientes en toda la comunidad.

El hambre aprieta y los lilas abundan. El tocomocho sigue funcionando pero pena prisión, por lo que hay que buscar la falta, no el delito. Por ello, nada más simple que los triles para que los flojos aflojen y los puntos, tres son los necesarios, sostengan su nivel con elegancia, de manera ambulante y libre de inversiones. El topo, virolo sin llegar a ofender posiciona un ojo en la mesa mientras el otro se desentiende oteando el panorama, es el que apuesta y siempre gana, pica a los tordos que se dejan la mosca mientras el anguila, rápido como un calambre, vigila a la pasma y grita agua en cuanto ve un uniforme azul o un jipi sospechoso de ser de la secreta. Tres reinas de papel, a ser posible de D. Heraclio Fournier que las de China se desbaratan enseguida, cambian de lugar mientras el ojo bueno busca a la de copas que es la ganadora. El topo apuesta y gana, anima y dice por lo bajini a los demás que acierta porque la dama tiene una marca casi invisible y cuando los memos ambiciosos ponen la talegada, yo que soy mañoso y nací con esa virtud, meto la uña en la señora de bastos y allá que van los dineros de los pardillos que me guardo en el chaleco con los primos trinando y desplumados.

Total, en una mañana me saco cien sin abusar, que el personal está canino y escribiendo lo conocido me levanto treinta en diez minutos. Lo tengo decidido: por la mañana trilero, por la tarde, escritor.

20 comentarios:

S.C. dijo...

Le tenías que haber cobrado por lo menos 50 ebros, plimo.

hargos dijo...

tenias que haber cobrado mas aunque solo fuera por la intrduccion ,unsaludo fuerte

d2 dijo...

jajajajaja Muy bueno... Prueba a que te lo lea un amigo con acento de esas tierras, tiene que ser la hostia y la rehostia de genial… Aquí lo ha leído este con acento de catalán afrancesado y ha quedado fantástico… de dolor de estomago… Gracias. Es fabuloso después de un dia jodido de curro. Un abrazo enorme maestro.

Avellaneda dijo...

Chutas ¿qué tal va el Instigador? ¿ya conoce? dale muchos recuerdos y, no es por nada, prefiero que escriba él eh? que le vas a dejar pelao en estos tiempos de crisis! aunque.. pensándolo bien ¿cuánto cobrarías por escibir un poema? ;-)

Un besazo majo!

EL INSTIGADOR dijo...

S.C. : Por 50 pavos me escribe una enciclopedia.

Hargos: lo que nosotros los jurídicos llamamos un "justiprecio"

Un saludo.

D2: Una escena costumbrista que, aunque no lo creas, no me resultó fácil. No es para enamorar pero requirió algo de esfuerzo.

Fuerte abrazo:

Avellaneda: ya toma caldos. Como le decía a Miguel, la historia no vale mucho pero tenía pendiente una escena con prosa algo castiza y me salió eso.

Ya sabes que los poemas no tienen precio, pero para escribirlos hay que entenderlos, sentirlos y removerlos hasta que queda la esencia. Too much for me.

Besos.

mera dijo...

Cuanto tengo que pasar por el talego pa eslibil asina? Genial, un abrazo y cuidate.

aliere dijo...

Nada, nada, escritor a tiempo completo, aunque no se te dé nada mal eso de birlar una sonrisa a tus lectores. Un saludo.

raindrop dijo...

¿Así que te han sacado 30 pavos por un relato? jeje eso de tener negros acaba costando una pasta... (y eso que a éste no lo escondes, como hacen otros supuestos escritores por el mundo alante)
Pues nada, saludos al trilero-escritor :D

Carmen dijo...

Qué apañao te ha salido el socio. Estaba yo pensando cuántos escritores tristísimos hay por ahí ganando premios con sus historias para tirarse por el balcón y el colega negociándose un nobel (bajo en nicotina) entre timo y timo.

Qué mal repartido está el mundo.

Un abrazo

EL INSTIGADOR dijo...

Mera: solo hay que alejarse del centro.

Abrazo.

Aliere: tengo que dedicarle más tiempo a esto de escribir.

Besos

Raindrop: no es caro. Al menos me ha regalado el copyright. Y no es negro negro, pero anda un poco quemado.

Fuerte abrazo.

Carmen: A mi es que lo triste me sale pero no me sale. Vamos, que si, que me sale pero no me sale de los cojones escribir cosas tristes.

Solo faltaba que vieniera uno a entretenerse un rato y saliera fatigado.

Besos guapísima.

Memphis dijo...

que grande, capo!!!
Como siempre, lenguaje infalible y mordaz. Directo e incisivo.
Una delicia leerle, si señor. Una verdadera delicia.

Por cierto, yo por veinte también le hago un textito!!!

Saludos

Zafferano dijo...

A mí lo que me alucina es tu dominio del lenguaje, querido Instigador. Los dos últimos posts, sin ir más lejos, podrían haber sido escritos por dos personas muy distintas. Ole las tablas que tienes, guapo!

Un besote!

S.C. dijo...

Sí que estaba tu abuela en el bar, Instigador, pero me amenazó de muerte si te contaba qué estaba tomando.

Dale otros mil duros al chutas y que se cuente algo, coño.

Tamara dijo...

Suculenta combinación, sí señor. El amigo Chutas tiene desparpajo, dominio del lenguaje y una vida intensa que contar...se merece los 30, ya lo creo, ¿eh? Cuidadín, Instigador, no aflojes, que el Chutas viene con fuerza y desparpajo...¡¡pero del grande!!
Te confieso que he leído varias veces seguidas, y del tirón, las confesiones del Chutas...¡¡esto es tremendo!!
Qué arte tienes, chaval...;-D
Un besazo.

EL INSTIGADOR dijo...

Menphis: déjate de rollos y vuelve al barrio que te voy a fundir los plomos con el taco.

Abrazos.

Zafferano: Yo es que soy muy de diccionarios.

Besos

S.C. mi abuela es de solysombra. El muy cabrón me ha subido el precio y aunque estamos a 10, eso para mi es fin de mes.

Tamara: Yo es que me atrevo con todo. Mañana empiezo a escribir una de miedo pero todavía no sé de qué va, ni siquiera el título. Ya veremos.

Besos

SOLOYO dijo...

Pues pocos escritores ganan eso así que puede estar orgulloso!

Besos.

Tormento dijo...

Ya me pasó con otro texto tuyo, y me lo callé, por si era yo, que soy exagerada de natural propio mío...

Pero es que he vuelto a tener la mismita sensación, así que te lo ví a decí, y tómatelo como es: como una peaso reverencia.

Me recordó, me recuerda, lo asocio automáticamente, sin que medie mi voluntad, al Buscón de Quevedo.
Es una delicia.

Y yo también tengo gripe, y bien chunga, tosiendo como la Gautier.
Y diez días sin fumar, con dos cojones y una leche que no te cuento porque me da que andamos más o menos a la par, ¿que no?

Un beso muy grande, contagioso y todo, total...
No dejes de escribir, no se te ocurra. Es soberbio, de verdad.

EL INSTIGADOR dijo...

Tormento, corazón. No me digas eso que soy un puto vanidoso. Estoy como tu, con la ausencia. No me soporto pero lo de Quevedo me ha sabido como una calada a un Marlboro en la cima del Himalaya.

Gracias, guapa.

Luna dijo...

El otro día vi a unos trileros y me quedé mirando. Me acordé y he vuelto a leerlo de nuevo.

Saludos

maría mariuki dijo...

¿Ves como no hay razones para que abandones el blog? Si el Insti te agobia te disfrazas del Chutas y listo. Por favor, por favor, por favor no dejes de escribir.