jueves, 10 de enero de 2008

SOÑÉ CONTIGO AQUEL MEDIODÍA DE JULIO

El último se marchó bien entrada la mañana. Lo sé porque la terraza era una chicharrera y los geranios me suplicaron agua con un lloriqueo silencioso y una huelga de ramas vencidas.

Me puse a recoger el desaguisado empezando por el salón donde se amontonaban botellas a medias, platos con canapés cuadrados de aristas bronceadas, discos de funky, ceniceros llenos de colillas que en mi alterado estado me parecieron abortos de anaconda, copas de martini sin aceituna y decenas de latas vacías que daban a la estancia el aspecto de un campo de batalla donde los generales hubieran disfrutado de la lucha mandando a los soldados metálicos a morir por saciar su sed de diversión.


Mis amigos tomaron mi casa como si fuera suya sin serlo, de aquella manera en que la confianza te permite sentir como en la propia, sin la obligación posterior de tapizar de nuevo las sillas blancas en su renovado estampado color rioja ni avisar al fontanero para desatascar la pila pletórica de rajas de limón, patatas fritas en inmersión y hasta unas perlas falsas de algún collar chino que no soportó la cariñosa acometida de un varón intentando en su valentía escocesa, de malta, robar un achuchón a la chica que descargaba vasos sucios.

Definitivamente, había sido una gran fiesta. Mis amigos salieron contentos, muy contentos, y la vecina británica que tanto se quejaba del volumen de la música, se incorporó al festejo sin refajo y disfrutó viendo que su inalterable vida podía convertirse, por una noche, en un festival audiovisual en el que se desmadró bebiendo rones morenos a palo seco, bailando con corderos que le parecieron cabritos porque no le salió plan y sudando la blusa concisa anudada por el ombligo que dejaba entrever en su generoso escote, un par de peras de casi dos libras por fruto, que se mantenían más firmes que su dueña a medida que avanzaba la noche.


De todo hubo en mi fiesta estival. Música bailable, alcohol de graduaciones varias, flirteos descarados, risas por doquier y como no, a la hora precisa de las canciones conocidas, la sempiterna monserga del pop de los 80 tan gastada como hace quince años. Minifaldas escalofriantes levantaban el vuelo con el rock de la cárcel exhibiendo piernas de afrodita rematadas por una escasa lencería de pubis en claroscuro y nalgas de caoba. Nosotros, haciendo corro y esperando la oportunidad de que sus ojos de pantera se posaran en los nuestros, no perdíamos la ocasión de abrazar su cintura para atraer a nuestro pecho un leve roce de los suyos con los que soñar hasta que aquello terminara.

Después de las despedidas, me tumbé en mi cama sospechosamente revuelta pero quería dormir y no era momento de poner pegas ni estirar las arrugas. Al apoyar la cabeza noté una molestia en la nuca. Rebusqué hasta encontrar entre las plumas y la funda de raso azul, un broche de nácar pinchado en mi almohada. Lo dejé caer alargando la mano hacia el suelo para que apenas hiciera ruido que pudiera despabilarme y al darme la vuelta tropecé con algo duro entre mis piernas. Bajé la mano en dirección al bulto, palpando, hasta encontrar un objeto que por su textura y tamaño no parecía pertenecer a mi cuerpo y resultó ser un vaso de tubo con olor a Jack Daniel´s y carmín en el borde con forma de beso, que imaginé de unos labios carnosos y dulces, como de gominola de fresa.

Aquello no estaba allí por casualidad, pero no imaginaba quién me podría haber dejado ese mensaje tan excitante. Alventé las sábanas buscando una nota o un teléfono, pero no encontré nada. Revolví toda la estancia y desesperé en mi intento de encontrar lo que no existía.

Ya insomne, volví al salón y miré en la terraza a mis plantas sedientas. Abrí el grifo para llenar la regadera y cuando la levanté pude ver detrás de ella, una botella de bourbon con una servilleta de papel anudada a su cuello.

Ponía: Te busqué con mis ojos pero parecías ciego. Me voy a un viaje que me llevará lejos de ti hasta que las acacias pierdan sus hojas. Entonces será nuestro momento.

Creo saber quién escribió aquello. Ya en mi habitación, cogí el vaso y besé los labios de carmín.

Soñé contigo aquel mediodía de Julio esperando un otoño frío que desnudara las acacias cuanto antes.

32 comentarios:

el loco oficial dijo...

Ha pensado usted en publicar y dedicarse a esto profesionalmente?
Feliz año!

El Instigador dijo...

el loco oficial: Me va a sacar los colores.

No he pensado en publicar. Bueno, si lo he pensado y alguna gente que me lee le gusta lo que hago, pero cuando acabo dos páginas, imagino el esfuerzo y tiempo de hacer algo extenso.

Eso sí, Aceptaría proposiciones honestas, incluso algunas deshonestas también.

Gracias por el comentario y Feliz 8

Un fuerte abrazo.

Carmen dijo...

Si publicaras yo te compraría, bueno, a ti no ¿o sí?.

Un abrazo

Avellaneda dijo...

La espera puede ser dura y dolorosa pero el sueño de un amor que puede ser, es algo increíble. Puede que cuando las acacias pierdan sus hojas tenga lugar un encuentro en el que esa casa donde los amigos se sienten como en la suya (pero sin tener que recoger) va a sorprenderse.
Lo de poder ganarse la vida con ésto tiene que ser un gusto, también lo pienso y me asaltan las mismas dudas que a tí. En tu caso quizá puedan ser relatos cortos, ágiles como los que escribes, quizá unirlos con los personajes que salen y crear una buena historia (¿o un guión? ;o). Tienes mucha materia prima y buena además!

Gracias por tus visitas y comentarios, vuelve cuando quieras que yo haré lo mismo con su rincón. Nada, nada que nos vamos a seguir leyendo.
Bss

El Instigador dijo...

Carmen: Yo también te compraría si publicaras, sin duda. ¿Comprarme a mí? No harías una buena compra. Estoy en esto en condición de atrezzo. En cuánto a lo de publicar, te recuerdo que es sólo la opinión de "el loco oficial" que me ha tomado cariño. Ni tengo material guardado ni idea de como organizar algo extenso.

Un fuerte abrazo.


Avellaneda: El amor es muy agradecido para las historietas. Tú eres la pionera intentando la comercialización de tus fantásticos poemas a través de SMS. De momento me conformo con vuestro reconocimiento y con seguir leyendo vuestros blogs. Lo otro, si tuviera que surgir, surgirá, pero no lo estoy buscando.

Seguiremos en contacto.

Besos.

Xiketä dijo...

Me dejas sin palabras...
Acostumbrada a tu humor tan especial, tan sarcástico, esta demostración de talento me deja gratamente sorprendida.
La historia, muy real...me ha recordado a alguna fiestecita de esas en casa con los amigos...y en ese comedor y en esa cocina que queda para la resaca...jajaja
Genial!
Besos

raindrop dijo...

Oda a las oportunidades perdidas...
(¿quién no lamenta haber dejado escapar al menos una?)

Me ha gustado mucho leerte. Y lo digo aunque no sea novedad, pero aun así, como si lo fuera. Muy bueno, este relato ;) jaja, ¡pero esto tampoco es novedad!

un abrazo

batanero dijo...

Que sabroso... te mueves a la perfección entre el underground y los sentimientos más nobles, lo mismo entre colillas que entre hermosos geranios, pero eso lo sabía desde los primeros tiempos de tu blog; esta nueva aportación lo confirma.

Deberías considerar seriamente publicar un libro de relatos. Darte ese capricho y darnos la oportunidad de manosear tu talento.

Un abrazo.

El Instigador dijo...

xiquetä: En alguna de esas me he metido. La verdad es que joroba un montón eso de recoger el desmadre cuando los demás están durmiendo. Pero yo aplico el ojo por ojo y revuelvo lo mío cuando voy a fiestas de otros.

Nos vemos, guapa.

Besos

Raindrop: Ya sabes eso de las mujeres que te dicen: La tienes loquita, y tu..¿En que lo notas?, está clarísimo..¿Es que no lo ves? Pues no.

Misterios de las féminas.

Gracias por los piropos. Yo también te sigo con intensidad, desde que me descrubieron que existías.

Un fuerte abrazo.

El Instigador dijo...

Batanero: ¡Qué bueno que volviste! Esta mañana me llamó C, que no habla casi nada del blog, y me preguntó por tí. No sé nada, le dije. Seguro que estará desasnado a futuros trabajadores de geriatras y anda liado.

Como decía antes, lo de publicar.. no sabría como empezar. Ni qué formato, ni sí puedo escribirlo y por supuesto, en el mundillo editorial solo conozco al librero de mi barrio y al que me vende los periódicos.

Wellcome, friend y dale al teclado que te estás saliendo.

Un fuerte abrazo.

El Instigador dijo...

Batanero: Me traicionó la mano tonta. Quería decir "trabajadores de geriátricos"

Bye.

batanero dijo...

Lo de poner en orden tus escritos, buscar un formato o encontrar la paciencia es cosa tuya, de tus duendes y de una silla cómoda. Respecto a la editorial y para empezar, puedes ir de Juan Palomo (el de yo me lo guiso y me lo como) y ser el propio editor. Busca en esta página: www.lulu.com

Anímate...!

El Instigador dijo...

Batanero: Gracias por la valiosa información.

Ya en serio. Escribo en formato post. Máximo 2 páginas para no aburrir. Cualquier blog de por ahí tiene más visitas que éste. Me nutro de vuestros links, sin ellos esto no lo leería ni dios. Soy consciente de mis limitaciones y de la importancia de la publicidad para vender cualquier producto. Si no sé publicitar esto para tener una mínima parroquia, ¿Como pensar en hacerme obispo?

Eso sí, con vuestros halagos recuerdo una frase de mi padre que dice: "A un burro le hacían obispo y lloraba"

Un abrazo.

el loco oficial dijo...

Me alegra haberle creado todo este lío, en realidad la caja de Pandora ya estaba ahí, yo sólo la abrí un poquito jeje. Acabo de leer el relato anterior y esa acidez picante, ese humor a caballo entre picaresca a la española y absurdez me ha cautivado; sobra decir la exquisitez con la que está escrito.

El Instigador dijo...

Gracias de nuevo, Señor Loco.

Musi dijo...

Me ha recordado al cuento de cartas de amor que leyó Ismael Serrano en una de sus actuaciones, que sé que no tiene nada que ver pero al marcharse ella me ha hecho recordarlo.
Yo sí que me he sentido un poco avergonzada leyendo esto, sobre todo después del comentario en mi blog. Está clarísimo que yo no escribo bien. Tan humilde eres?

un beso!

El Instigador dijo...

Musi: Nunca comento algo que no siento. Escribes genial, cosas de tu vida que te importan y quieres compartirlas. Ese campo, puede que no deje espacio suficiente para lucir tu prosa, pero me gustó tu último post. Lo mío, al ser ficción me da más margen para todo. En cuanto a la humildad, no soy demasiado humilde, créeme, sólo un poco alucinado porque empecé a escribir en Abril del año pasado y he tenido elogios. Por lo demás, todo sigue igual.

Un besazo.

Zafferano dijo...

Bueno, se puede empezar por cura de barrio...
Magnífico relato, como todo lo que he leído en el blog. Me uno al grupo que instiga al instigador...

Besos

El Instigador dijo...

zafferano: Seguiré de monaguillo un tiempo. Thanks a lot.

Besos.

SOLOYO dijo...

Te busqué con mis ojos pero parecías ciego...
Qué gran frase!
¿Sabes? Las oportunidades perdidas son a veces mejores que las buscadas...
Me encanta. Como siempre.
Besos.

El Instigador dijo...

Soloyo: Yo no busco nada que no sea lo que tengo. Estoy feliz así.

Espero con impaciencia tus posts que me llenan de optimismo.

Besos.

SIB dijo...

Realida, ficción, sueños, deseos...
que más da el caso es que puede ser una historia preciosa que hayamos vivido cualquiera de nosotros, o tal vez no?, siempre podemos soñarla y vivirla en el inconsciente, buena idea¡¡
Lo tremendo es que no hay post tuyo que nos deje gélidos o impasivos, con todos consigues el efecto deseado...hacer de la lectura un placer divino¡¡
Un beso

Anónimo dijo...

Cada vez es mas agradable leerte. Te sigo desde que empezaste y me encanta lo que escribes.
Tambien me gustan mucho los comentarios de los blogueros que te siguen.
Saluditos a todos

El Instigador dijo...

Anónimo: Me alegro que te guste. En uanto a los blogueros que me comentan, no te fíes, detrás de esa aparente beatitud, son capaces de saltarse la vigilia de Viernes Santo atracándose de jamón del bueno.

Saludos y que sigas por aquí.

cruzcampo dijo...

Es muy bonito hacer que la gente se pase un buen rato imaginando una escena y mas que la escena, todas las circunstancias que la rodean. Es un don, escribir bonito.

El Instigador dijo...

cruzcampo: Algo sencillo, que no canse y que se lea fácil, que estamos para entretenenos. Lo del don, bueno, diría que es un tanto exagerado, pero gracias.

Un abrazo.

ella y su orgía dijo...

A mí también me gustó lo que vi por aquí, El Instigador. Yo también regresaré.

Besos orgiásticos.

cruzcampo dijo...

Suscribo. Muchas veces se necesita un termo de cafe para leer algunos textos de blogs. O simplemente pasas a otra cosa. Yo siempre intente (consiguiendolo o no) hacer las cosas faciles y tragables, odio oscurecer el lenguaje, que nada tiene que ver con embellecerlo, cosa que tampoco es que haga mucho, y que nada tiene que ver con saber de lo que uno esta hablando, creo.

El Instigador dijo...

Ella y su orgía: Fenómeno. Nos seguiremos.

Besos.

Cruzcampo: Si escribes de temas concretos, por ejemplo de coches, tus conocimientos suplen la falta de estilo, por eso el lenguaje debe ser claro y bien estructurado. Si haces ficción casera como yo, hay que intentar el adorno para conseguir la imagen que tienes en mente. Otra cosa es que te salga, que está más complicado.

Un abrazo.

Mar dijo...

Hola. He descubierto tu blog hoy. Me gusta. Seguire leyendo.

El Instigador dijo...

Mar: Gracias. Ponte cómoda, estás en tu casa.

Saludos.

maría mariuki dijo...

Muy bonito. Un poco corto este spot, a lo mejor una segunda parte te hubiera quedado pintada, seguro.