martes, 6 de mayo de 2008

LA PIEDRA y el primo Cachete.

Arrastré el último cubo y lo puse con los otros. Juntos, con su tapadera naranja, en formación de a uno, parecían un contingente de chaparros reservistas del UPA venezolano esperando el transporte para ir a la revolución. En cada uno de ellos, la dirección del edificio: Cerillera Lucita Cajetilla 13 bis. Los letreros me habían quedado muy bien. A mano alzada, con pincel y tinta china, los había escrito con la precisa caligrafía que un amanuense cartujo en celo escribiría con la minga al poner el nombre de su amada en rubia orina frente al paredón del convento.

La piedra estaba ñoña. Colgaba de su cadena algo lacia, incluso había perdido color. Acaso tuviera algo que ver el collejón que me engrudó Tito por no haberle pagado y que en el mismo acto me grabó en la frente la silueta del abrechapas que estaba en el mostrador y encestó el amuleto de un brinco desde mi pecho que cayó en la copa de orujo en una parábola perfecta . Solo sé que el licor se oscureció y la piedra demudó un tanto el color, del susto, supuse. A lo mejor es que el orujo era casero o lo hacían con disolvente, nunca se sabe.

Algo decepcionado probé mi suerte. Cuarenta céntimos era todo mi capital y los invertí en la tragaperras no sin antes frotar las monedas con ella para trasmitirlas el magnetismo benéfico que emanaba de su interior. Clin, clin clin, nada. Clin, clin, clin,.. torí torí torá, clan, clan, clan, clan, clan, cinco euritos. ¡Lo sabía! Ya nada me arredraba, ganaría el gran premio. Doce horas después, con la piedra desgastada de tantos frotamientos y tres monedas de uno en el bolsillo, el camarero me echaba a escobazos mientras me agarraba al dispensador de bolas para niños suplicando la última oportunidad, pero no fue posible. La mirada amenazante del tabernero emitía un fulgor maligno que no me asustaba, pero el cuchillo jamonero que ahora agitaba como faca de quinqui fue suficiente para convencerme de que debía dejarlo para otro día. No había sido una mala inversión. Había multiplicado por cinco en poco tiempo, algo que no habría conseguido en la bolsa ni aunque hubiera comprado en su mejor momento acciones de un chicharro despistado en el mar de cotizaciones absurdas.

Aquello no podía continuar así. Tenía fuerza para combatir, juventud para arriesgar, talento para aburrir y la piedra de la suerte como compañera fiel, el faro de mi destino, la cuerda de mi escalada, la fe inquebrantable de un mormón evangelista sin su inseparable compañero encamado con purgaciones. Aquella noche, en la intermitente oscuridad de mi habitación sin persianas, veía el reflejo del luminoso parpadeante del puticlub de enfrente reflejado en la pared, como el que mira al cielo una noche de Agosto buscando estrellas fugaces y se encuentra con la cruda realidad de que Pimpollo´s no era un astro sino un antro y que mi vida cambiaría desde ese momento.

Al día siguiente me despedí del trabajo pero antes de terminar mi relación laboral le hice al jefe el favor de quemar los papeles en la caldera. Iba por la segunda caja cuando vi un grupo de folios grapados de un grosor poco habitual. Al examinarlo me fijé que detrás de la tapa de cartulina, en la primera página se leía: CONFIDENCIAL. TOP SECRET. Metí el legajo entre los pantalones y la camiseta, terminé la faena y salí de naja en busca de un sitio tranquilo donde leer aquello que tanto me intrigaba. En un parque tranquilo, al solecillo de Abril, empecé la lectura de los documentos sustraídos. No podía creer lo que estaba leyendo. Era información de la Interpol donde salía la lista de los facinerosos más buscados y por los que daban fuertes recompensas. Incluía nombres, motes, sitios por donde habían sido vistos y un número de teléfono al que llamar por si alguien conocía el paradero de cualquiera de ellos. En la segunda página, a todo color y con su bigotón de Burt Reynolds aparecía la foto de mi primo Cachete que huyó después de un turbio asunto de tráfico ilegal de tabaco rubio en Estados Unidos. Su planteamiento era sencillamente genial. Quería traer tabaco de contrabando a España desde Virginia, el mayor estado productor en los USA. Llegó y vio asombrado que un paquete costaba allí tres veces más que en España, por lo que invirtió la operación. Compró centenares de cajas en el estanco de Eustaquio y las envió por barco a Florida donde desembarcarían como embutidos y chacinas. El pobre no tuvo en cuenta que allí se vigilan mucho más a los inocentes chorizos que a los lanzagranadas y le pillaron de pleno. El envío no fue revisado, simplemente incinerado sin comprobar la carga y como la entrada de alimentos ilegales era además de un delito penal, también ecológico, le pusieron en busca y captura como delincuente muy peligroso. La recompensa: 5 millones de dólares.

Lo bueno del caso es que yo sabía donde se metía mi primo. En una brillante operación cosmética y dado que no quería desprenderse del bigote, lo dejó crecer, se rapó la cabeza, se puso un gorro raro y me mezcló con la gente asiática del barrio chino barcelonés en una copia que parecía clavada al mismísimo Fu Manchu. Allí, sirviendo chop suey, llevaba casi diez años de anonimato entre el glutamato y el licor de lagarto, entre la salsa de ostras y el pato pekín viviendo en una trastienda con otros diez compañeros que admiraban su arte para la trasformación y el tamaño de su paquete poco común en el mundo oriental.
- Cachete pilila glande. Cachete enseñal pilila.
- Vale, pero si me la saca Flor de Loto.
- Flol de Loto no, sel mi plometida. Cachete glan cablón. Chinito coltalá pilila y halá celdo aglidulce.

Me debatía en un estanque de dudas. Podía solucionar mi vida con una simple llamada, pero arruinaría la vida de mi primo. Saqué el colgante de mi cuello y en ese momento se levanto una ráfaga de viento. El cuaderno se revolvió entre mis manos y voló unos metros. Quedó boca abajo y cuando lo recogí con la piedra en la mano me fijé que la página donde había quedado decía: MUY IMPORTANTE. Se ruega diligencia en la búsqueda de los delincuentes porque estos delitos prescriben en diez años desde su ejecución. Aquello era la mejor noticia. Daría a la interpol la información sobre mi primo unas horas antes de que prescribiera el delito, le detendrían pero no habría tiempo para juzgarle porque ya habrían pasado más de diez años, quedaría libre y yo millonario perdido. La piedra me había vuelto a solucionar la vida.

¿Acabará así la historia? ¿Habrá continuación? ¿Me saldrá de las pelotas seguir con este cuento? Estos y otros enigmas se resolverán en el siguiente post de este insigne blog.

33 comentarios:

raindrop dijo...

ajjajaj intrigadico me tienes...
Pero algo me dice que esa piedra es más cabrona de lo que parece y al final te va a dar por ahí... no sé, no sé... tiempo al tiempo :D

un abrazo gordo

mera dijo...

Por aquí somos contrabandistas de toda la vida, pero lo del tráfico de tabaco invertido, nunca lo probamos. Lo comentaré. Saluda a tu primo sin denunciarle.

Instigador dijo...

Rain: No te lo sabría decir. Me huelo algo pero los designios de las piedras son inescrutables.

Otro gordo abrazo.

Mera: Los gallegos pensáis que habéis inventado todo en el tema del contrabando, pero esta actividad tiene muchos puntos de vista. Le saludaré, no te quepa duda. Y sí, le denunciaré que es mucha pasta.

Saludos

caramelo dijo...

Al momento que decido sumirme en el descanso, te leo y la risa me ha aventado el sueño.

Con ese primo no hay remedio. Es mejor apurarse, digo yo. Propongo repartir la recompensa entre todos los que nos hemos enterado de la historia (con compromiso de no hablar, claro está)

¡Es lo máximo esa piedra!

d2 dijo...

Genial, es disfrutar del placer de leer... Gracias

cruzcampo dijo...

Jjajaj me estoy enganchando como algunos a las telenovelas, muy bueno.
Vendre luego a releer :)

Carmen dijo...

¿Llegará a tiempo nuestro héroe para salvar las partes nobles de Cachete?
¿Será tan puñetera la piedra como se adivina?

Espero por tu bien que las pelotas te permitan continuar el cuento.

Abrazos desde la luna lunera

Instigador dijo...

Caramelo: Si es un chantaje, acepto, pero ni mu.

Besos

D2: Es un placer tenerte por aquí.

Abrazos.

Cruzcampo: ¿Telenovela? No se me había ocurrido. Lo mismo me contratan en Televisa México y hago un dinerín, pero no se si me dará el coco para 600 capítulos.

Fuerte abrazo.

Carmen: Rain y tu tenéis manía a la piedra porque no es vuestra. La piedra es buena. ¡Envidia cochina! Es posible que continúe, pero no sé por donde agarrarlo. Tiempo al tiempo.

Ahh y eso me lo dices a la cara, guapa.

Muchos besos

SIB dijo...

Mucho da de si esa piedrecilla...
claro que no tanto como tu particular y genial "coco", pero sufro por el pobre Cachete y su futuro... Y si le buscas un final feliz?
Seguro que esa piedra mágica es pirita la usaban los egipcios por su fuerza protectora, y dicen que se recomienda llevar una de ellas para tener suerte con los negocios, los limpios y los sucios¡¡¡
Suerte en el desenlace, recuerdos a tu primo, y cuidado con los bajos tienen su importancia...
Besos y gracias por estas risas.

cruzcampo dijo...

Bueno bueno, como capaz de agarrar audiencia fiel si, pero poco mas tienes en comun con novelones, esto es una buena serie de intriga , y en fin...no quiero decir mas, prefiero esperar.:)

el loco oficial dijo...

Ansío leer la segunda parte de la parte contratante....

Xiketä dijo...

Pues espero que te salga de las pelotas o de donde sea continuar porque.....no nos puedes dejar asiii!!!!
Está muy emocionante, Instigador, asi que por mi parte espero la tercera parte de la piedra...

Besos

Instigador dijo...

SIB: Quieres un final feliz. Todo se desarrollará de acuerdo al destino. Haré una tercera parte y un final abierto, como las pelis de jolibud, por si hay que reabrir el caso.

Besos

CRUZCAMPO: Si hubiera sabido que lo iba a prolongar, lo habría planteado de otra manera, pero lo hecho, hecho está. El azar resolverá el asunto.

Abrazos.

EL LOCO OFICIAL: Será la tercera. Un gusto verte por aquí.

Saludos.

XIQUETÄ: Me habéis convencido. Habrá tercera parte pero todavía no sé cómo. No hay nada planificado. Lo escribo según me sale.

Besos.

d2 dijo...

Que no pasa nada, simplemente que me he ido con la m�sica a otra parte� Un abrazo

SOLOYO dijo...

jajajajajajajaj...

sigue sigue por favor! no pares! jjajaja

Tamara dijo...

¿Habrá continuación? ¡¡Desde luego!! Chico, te debes a tu público, y esa piedra juguetona nos tiene que seguir haciendo reír así un poco más, ¿eh?
Pobre primo Cachete, innovando en tráfico ilegal y siendo amenazado con coltal pilila pala hacel celdo aglidulce...jajajaja...ayyyy, ahora entiendo por qué no me gustan los restaurantes chinosssss
Muy bueno, Instigador, genial.
Un besazo.

Instigador dijo...

d2: Ya nos contarás sobre el new site.

Abrazos.

Soloyo: Se hará lo que se pueda. A ver si hay suerte y entre factura y llamada se me ocurre alguna gilipollez.

Besos

Tamara: Me han dicho que los chinos la tienen pequeñita, pero no podría asegurarlo. Al que me vende las pilas no se la he visto, pero su mujer está siempre contenta. Por algo será. Seguirá la saga, al menos una vez más. Hasta que a la piedra se le gaste la pila.

Besos

difusa dijo...

Buena ... no te saldrá de los pulmones el final ... sí termina!!

Zafferano dijo...

Pues más le vale a este insigne enigma que escriba otro blog resolviendo el post de los cinco millones. Faltaría más...!

Un beso enorme!

caramelo dijo...

una de las cosas que me atraen de la historia de la piedra, además de la piedra y la recompensa, es el contenido del plato del primer capítulo...es que me las he prohibido, por ahora...son un vicio!!

Instigador dijo...

Difusa: Me alegro de conocerte. Terminará, no sé bien como, pero tendrá un final tan pronto como lo invente.

Saludos

Zafferano: Si queda algo, repartiré con los pobres. Si eres pobre, a la cola, que estoy primero.

Besos

Caramelo: Tenía la piedra, pero faltaba algo para la foto. Vi las patatillas y me dije, pues esto. No hay peor cosa que te prohiban algo que te gusta porque se convierte en vicio.

Un par de besos.

mahiakeff dijo...

Jejejejejejejeee....
La piedra... No me pierdo lo que sigue. Por ahí se le da mas cuerda al chinito cabrón que está prometido a Flor de Loto, entrando con los ojos rojos y una sonrisa de oreja a oreja por quizás qué circunstancia nisteriosa. Por ahí incluso Flor de Loto podría hacer una aparición deslumbrante en un día de esos de desinhibición que les vienen a algunas personas. Hay un cuadro clínico que viene durante la regla con hipersomnia y desinhibición conductual. Imagínate: tendrías que conseguir una cantera completa para arreglártelas con algo así supongo.
Saludos

M.

Instigador dijo...

Mahiakeff: Me dejas impresionado. No podría continuar así sin un manual de psiquiatría pero he sacado algo en claro. Veremos que pasa con el relato.
Saludos

caramelo dijo...

no, no me las han prohibido, ME las HE prohibido y si algo tengo es fuerza de voluntad.

Gracias por lo que has dicho allá, Instigador, son palabras que instigan a seguir jugando con las palabras.

luciérnaga dijo...

Me has dejado enganchada. Esperaré
la segunda parte. ¡Que bueno tu post!
Un gran abrazo.

L.

Gustavo Tisera dijo...

Ja! MUY BUENO, pero no tanto como se que será el final (Si todos meten presión, yo también) Un saludo!

Gustavo Tisera dijo...

Ja! MUY BUENO, pero no tanto como se que será el final (Si todos meten presión, yo también) Un saludo!

Instigador dijo...

Caramelo: Yo también me prohibí el caviar beluga y así llevo muchos años, sin catarlo.

Besos

Gustavo: Esto no va por buen camino. Veremos como soluciono el enigma.
Abrazos.

Luciérnaga: Ni tu ni yo sabemos como acabará, pero acabará.

Besos

mera dijo...

Oye que si no curras nos vas a obligar a leer de repaso los primeros capítulos y eso puede ser delito de malversacion de tiempo ajeno, y te pueden dejar seis meses sin patatillas. Si no llegas a acuerdo con los de la pasta, te la pago yo, que voy sobrao. Bueno, mejor te invito a unas cañas, eso si, con patatillas.
Un abrazo.

difusa dijo...

Ya pues y el resto del relato, por suerte que ya CASI no fumo ....

Makiavelo dijo...

El amanuense cartujo un pelín guarro, más bien diría ¨perro¨ con esa costumbre canina de mear sobre las paredes.
La piedra una maravilla, mejor será que la escondas bien no sea que tengas una visita ingrata y se la lleve.

Saludos.

Instigador dijo...

Mera y Dfusa. Yo trabajo lo menos posible, pero hay ocasiones a lo largo del año que tengo una dedicación absoluta, como si fuera un sacerdocio. Encontraré el momento.

Makiavelo: Mear en pared es un acto social que se realiza casi siempre acompañado. Es por ello lo de "picha española nunca mea sola".

Saludos.

maría mariuki dijo...

Encima le pones intriga a la historia. Eres un hacha. Me encanta.